Suspensión

La suspensión es un factor muy importante en la seguridad de los vehículos, ya que su misión es que las ruedas estén en todo momento en contacto con el suelo, para ello absorbe las irregularidades del terreno por el que se circule. Todo ello proporciona seguridad y estabilidad al vehículo, a la vez que da mayor confort a los ocupantes.

 

 

Hay que tener en cuenta que en un vehículo el sistema de suspensión no solo lo componen los amortiguadores si no que es, un conjunto elástico, que lo forman amortiguadores, muelles, barras de torsión, ballestas (en vehículos con ejes rígidos y cada vez menos habitual), un conjunto constructivo formado por brazos, rotulas, silenblocks, y un conjunto de elementos para mejorar el comportamiento de la suspensión que son barras estabilizadoras y tirantes.

 

¿Cuáles son los síntomas del desgaste de la suspensión?

Todo depende del estilo de conducción y de las condiciones de utilización del vehículo. Es aconsejable revisarla periódicamente.

Igual que ocurre con los neumáticos, no existe ningún testigo en el salpicadero que alerte del estado de los elementos de la suspensión. Y lo que es más grave, al ser un desgaste progresivo, el conductor se va acostumbrando al comportamiento del coche, día a día…

 

Algunos síntomas claros de desgaste se dan cuando su coche:

  • Se vuelve o sobre vira
  • Es sensible al viento lateral en los adelantamientos
  • Se hunde en el frenado
  • Rebota al pasar por una zona de bandas sonoras
  • Las distancias de frenado se alargan
  • Ruidos al circular

 

 Si nota alguno de estos síntomas, no dude en ponerse en contacto con nosotros,  se lo revisaremos gratuitamente, estamos dotados de medios para la comprobación de los mismos (banco de suspensión y detector de holguras) además de trabajar con primeras marcas.

 

En la actualidad podemos englobar los tipos de suspensión en tres distinciones, las suspensiones convencionales, las neumáticas y las hidroneumáticas.

La suspensión convencional a su vez se divide en suspensión rígida, semirrígida y suspensión independiente.

  • la suspensión rígida: en este tipo de suspensiones las ruedas están unidas entre si por un eje rígido, por lo tanto las irregularidades que absorbe una rueda son transmitidas a la otra. Su principal ventaja es la sencillez del diseño y su principal uso es en vehículos industriales, todoterrenos, autobuses y camiones.
  • la suspensión semirrígida: esta suspensión es muy similar a la rígida pero con la diferencia de que las vibraciones son transmitidas de una rueda a otra parcialmente. Su uso esta bastante extendido para ejes traseros en vehículos con tracción delantera.
  • la suspensión independiente: actualmente es el tipo de suspensión por excelencia, con suspensión independiente para cada rueda ofrece una mayor estabilidad y confort en la conducción.

 

Suspensión de eje oscilante

 

Suspensión de brazos tirados

 

 

Suspensión McPherson

 

 Suspensión de paralelogramo deformable

 

 

 

Suspensión multibrazo (multilink)

 

Dentro de estas suspensiones independientes encontramos un plus de regulación, que son los sistemas pilotados, los cuales son capaces de adaptar nuestra suspensión a la circunstancia en la que se encuentre el vehículo ofreciéndonos varios estados de funcionamiento (suspensión deportiva, confortable y normal) y permitiendo regular también los modos de funcionamiento (modo automático o modo impuesto).

La suspensión neumática esta basada en un amortiguador neumático interpuesto entre las ruedas y los elementos suspendidos. Estos amortiguadores están controlados continuamente por un circuito de aire comprimido que adapta el funcionamiento de los mismos.

La suspensión hidroneumática combina elementos hidráulicos y elementos neumáticos ofreciendo una suavidad y elasticidad en la suspensión que provoca una sensación de flotar sin afectar a la estabilidad del vehículo.